Tímidez, mi peor enemigo


Tímidez, mi peor enemigo

Pues estuve en un hotel y conocí a una chica, rubia, ojos verdes claros, sólo 2 años menor que yo, conectamos enseguida, pero yo sabía que no volvería a verla, porque ella

vive a más de 600 km, no me atreví a pedirle el e-mail y lo que es peor, no conozco sus apellidos. Cuando regresé a casa, lo única que tenía en mente era ella y mi estupidez, incluso llegué a llamar al hotel para contactar con un chico que trabajaba de animador, es decir, que nos proponía juegos y entretenimientos, ya que él era el único del que recordaba el nombre y sabía que volvería a verla. Le pedí que le diera mi número de móvil, ya que no podía apuntar mi e-mail en ese momento, ¡por fin, ya sólo quedaba esperar! ella y su familia deberían haber vuelto del hotel este miércoles, y todavía no sé nada. ¡Vaya grandísima puta mierda!

Deja tu respuesta aqui