Una noche cualquiera de aquellas de la juventud de lo botellones,


Una noche cualquiera de aquellas de la juventud de lo botellones,

Una noche cualquiera de aquellas de la juventud de lo botellones, estaba yo con unas amigas y estábamos todas muy divertidas con muchos jiji y jaja, y no hace falta decir que c

on bastante alcohol en el cuerpo, de repente al lado nuestra apareció un chico que parecía querer robarnos la cocacola (que a esas horas era muy valorada) yo me percaté, me acerqué y le dije:”eh!esa cocacola es nuestraa!!”, el me miró con carita de pena y me dijo: ” ¿te importa si bebo un poco?”, yo me apiadé de el y le dejé pero en ese momento me di cuenta de que tenía unas pastillitas muy llamativas (de muchos colorines) en la mano y empecé mi discurso semi-antidrogas: “la droga es malaaa no te la metas, que despuéss no hay vuelta atrass además eso es mucho pa ti solo, si te vas a pegar una fiesta pasate algo, blablablablablablablabla” así pude estar 10 minutos yo sola haciéndome un monólogo, y por detras por supuesto las risotadas de mis amigotas; el solo me miraba anonadado y seriote aunque de vez en cuando apareciá una sonrisa en su cara que me animaba a seguir, hasta que por fín dijo : “soy epilépsico es mi medicina” no se porqué nadie me paró en mi espiral de destrucción! aunque lo peor vino depués cuando dijo : “yo te conozco tu eres….”

Deja tu respuesta aqui