Vivo en un lugar indefinido de Francia, aunque a veces vuelvo


Vivo en un lugar indefinido de Francia, aunque a veces vuelvo

Vivo en un lugar indefinido de Francia, aunque a veces vuelvo al calor de mi Suiza NO natal para algunas curas de tipo médico. La última vez que fui, no hace mucho,la semana p

asada diría yo, llegué en coche junto con un hombrecillo de la montaña a un pueblo perdido para buscar una iglesia (sí). En vez de eso encontramos un colegio americano que resultó ser aquel en el que se encontraron los Strokes, esos pijos poperos que tanto me gustan. En fin, que mientras nos contaban esa historia decidimos irnos a Berlin, porque sí, porque tengo a un par de conocidas por alli, pero al llegar a casa los vuelos estaban fuera de nuestro ya pasado de rosca presupuesto. Llamé a mis contactos un par de veces, pero nada, así que ni la ilusión les pude contagiar. Al final acabé en Zurich en una POLIPARTY en la universidad con conciertos, alcohol y mucha diversión. Conocí a unos Suizos muy poco suizos y bailé hasta que el alcohol ingerido decidió salir, después me perdí y perdí el teléfono, el que horas antes no tocó tierra en Berlin, y conocí a una rubia alemana llamada Carmen que me acompañó en mi odisea de saltar escenarios para decir el nombre de mi suizo de las montañas. Acabé mal hablando las lenguas que sé con todo el personal de seguridad del sitio, que no era poco, y por último me monté en un taxi dirección a la estación “To the railway station, no tengo dinero” dije. Cuando puse mis temblorosos pies sobre el suelo de la estación me encontré al desaparecido haciendo amigos con cerveza. He vomitado, dije. Él sólo me besó.( La verdad es que me lo pasé muy bien y sólo por lo anecdótico creo que merece la pena, lo escribo aqui no porque crea en su caracter catastrófico es porque a veces le vendo votos a una amiga, una que tengo en Berlin, pero nunca responde al teléfono. Yo tampoco.)

Deja tu respuesta aqui